lunes, 18 de noviembre de 2013

El chileno José Miguel Insulza


El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, es chileno como Condorito y todos hicimos “Plop” cuando se comidió a venir a Bolivia y opinar de dos temas, que supuestamente no tienen nada que ver con sus competencias (así lo dijo). Insulza en realidad vino a rociarle de su “agua bendita” a dos temas muy candentes, el tema de la coca, que ha dejado más dudas que certezas desde que se presentó el dichoso estudio sobre el consumo y también a la segunda postulación a la presidencia de Evo Morales, que ha sido motivo de una denuncia ante la OEA porque en principio, la re-reelección en Bolivia viola la Carta Democrática de la Organización interamericana. Pero como decíamos, Insulza es chileno y es de la misma línea política de Michelle Bachelet, quien prácticamente tiene asegurada la victoria en su país. La futura presidenta tiene todo el viento a favor no sólo para hacer una buena gestión interna, sino también para terminar de posicionar a Chile a nivel internacional como país modelo de democracia y de respeto a las leyes. El único que le puede embromar el pastel es Bolivia, con su reclamo marítimo, que durante los años de la derecha en el vecino país, volvió a subir de tono. En otras palabras, Insulza vino a pedirle a Evo que vuelva a bajar la voz.