lunes, 27 de enero de 2014

Negocio redondo

El Gobierno nacional, las autoridades y empresarios cruceños, lo que equivale a mencionar lo que comúnmente llamamos “la institucionalidad” de Santa Cruz, parecen haber llegado a los máximos punto de encuentro y todo indica que el diálogo será fluido a partir de ahora. Los empresarios están satisfechos porque se ha elegido a los predios de la Fexpo, el emblemático centro de negocios de los grupos de poder locales, como sede de la cumbre del G-77 más China que se realizará en junio. La Gobernación y la Alcaldía también están de plácemes porque se aprobarán presupuestos extraordinarios para encarar obras sin licitación, lo que es muy útil para la campaña que se avecina y por supuesto, para dinamizar la gestión pública en conjunto con la actividad privada, un método que el régimen actual aplica desde que llegó al poder, sin importar ni un ápice el criterio de transparencia. A cambio de estas presuntas concesiones, el Gobierno obtiene el mejor escenario para ganarse la única plaza política que todavía no ha conquistado y para comenzar a imponer sus figuras, como podría ocurrir con la Brigada Parlamentaria. Es posible que además de todo, los cruceños obtengan algún beneficio más. Por ejemplo, que en los días de la cumbre se suspenda el juicio por terrorismo. Se vería muy feo semejante espectáculo tan grotesco frente a los ilustres visitantes.