jueves, 27 de febrero de 2014

Cuando el barco se hunde…

Hay algo que los gobernantes, especialmente los autoritarios, temen más que a los opositores y a la prensa libre: los librepensantes y disidentes internos, pues son los que dan la mejor idea de la situación del barco frente al temporal. Es lo dice el refrán sobre los primeros en huir cuando hay peligro de hundimiento y eso es precisamente lo que está comenzando a ocurrir en Venezuela, donde surgen fuertes críticas al presidente Maduro desde el interior de sus filas. Los ataques más fuertes han venido del gobernador del estado de Táchira, uno de los más afectados por las protestas. Allí, el chavista José Gregorio Vielma, quien ha invocado la memoria de Hugo Chávez, ha manifestado su desacuerdo con la detención del dirigente Leopoldo López, también fustigó la militarización y el trato que se les da a los jóvenes que protestan, hecho que ha calificado como un “grave error”. Luego de la orden de arresto contra el militar retirado Ángel Vivas, acusado de incitar las protestas en Venezuela, también se ha conocido un pronunciamiento de un sector de las Fuerzas Armadas en retiro que no solo piden frenar la represión de la población, sino parar con la injerencia cubana en el país caribeño, cuyo gobierno es considerado hoy un títere del régimen castrista de La Habana.