martes, 23 de julio de 2013

Competencia en el ALBA

Casi al mismo tiempo en que el presidente Morales se reúne con el líder ecuatoriano, Rafael Correa, el mandatario venezolano hace lo propio con su colega de Colombia, Juan Manuel Santos, con quien trata de recomponer las relaciones bilaterales, deterioradas durante los últimos años, desde que se comprobaron los vínculos entre la revolución bolivariana comandada por Hugo Chávez y las narcoguerrillas de las FARC. La reunión entre Santos y Maduro se produce justo cuando el gobierno colombiano termina de doblarles el brazo a los rebeldes, a quienes está encaminando por la ruta de la concertación. Durante los últimos meses, especialmente desde que falleció Chávez, ha habido una suerte de lucha entre los presidentes del bloque del ALBA por ver quién asume el liderazgo del grupo. Mientras que unos intentan radicalizar el discurso para buscar cómo mantener la cohesión, otros no dejan de sorprender con sus posiciones más bien conciliadoras. Maduro es justamente la nueva expresión de la mesura e incluso de la toma de distancia con elementos claves como Cuba. Recientemente el presidente venezolano hizo referencia a una suerte de “descubanización” de su régimen. Es difícil imaginar la supervivencia del bloque populista sin el liderazgo de Venezuela, que maneja la chequera. Y aunque Ecuador y Bolivia intenten buscar la conducción, no hay duda que van a tener que seguir los pasos venezolanos.