lunes, 22 de julio de 2013

En medio de una lucha de titanes


El gobierno boliviano insiste en cobrar protagonismo en un lío en el que están envueltos los grandes titanes del mundo, especialmente Rusia y Estados Unidos. La más reciente decisión ha sido replegar a los embajadores de aquellos países europeos que bloquearon el avión del presidente Morales a principios de julio. Nuestro mandatario fue carne de cañón del líder ruso Vladimir Putin en su intento por jugar a las pulseadas con Washington en el caso del espía Edward Snowden. Putin quiso  alardear con aliados como Bolivia, Venezuela y Ecuador y Estados Unidos hizo lo propio nada menos que con Francia, España, Italia y Portugal. El último en sumarse a la red de aliados de Estados Unidos fue Brasil y Bolivia insiste en meterse al medio. Eso es mucho riesgo para alguien que ya salió lastimado.