jueves, 4 de julio de 2013

Misión cumplida

21 países se han negado a otorgarle asilo a Edward Snowden, el exagente de inteligencia que trabajaba para la CIA y que divulgó un gigantesco operativo de espionaje de Estados Unidos. En la lista figuran Ecuador, Rusia, China, Brasil y Venezuela, algunos de los cuales expresaron su enérgico apoyo a Snowden, pero que no se atrevieron a dar el paso porque se dieron cuenta que se habían metido en un berenjenal, nada menos que una de las crisis diplomáticas más complicadas de la historia. Y ahí tuvo que meterse Bolivia, con un decidido anuncio sobre la posibilidad de otorgarle asilo al norteamericano. Nadie que conozca el nivel de la diplomacia boliviana estaría dispuesto a creer en la pose expresada por nuestro país en Rusia sobre este tema y los mejores informados debieron asumirlo como un gesto fanfarrón destinado a la provocación. Increíblemente varios países europeos “pisaron el palito” y generaron un nuevo conflicto con aquello del avión presidencial boliviano, que ahora da pie a un espectáculo de victimización que copará la agenda nacional durante varias semanas. Una cortina de humo regalada por los europeos.