lunes, 8 de diciembre de 2014

Haz lo que digo...

La Ministra Teresa Morales pidiendo a la población que por
favor le ayuden a salvar la nacionalizada Enatex.
Es muy conocido el refrán de los fariseos, a quienes Jesucristo llamó “hipócritas, sepulcros blanqueados”: “Haz lo que digo y no lo que hago”, y esa parece ser la política del régimen que obliga a pagar el doble aguinaldo (que en realidad es triple, porque se pagará tres veces en un solo año) a las empresas e instituciones legalmente establecidas, orden que ni siquiera ellos mismos pueden cargar (Lucas 11:46). La primera prueba son los miles de trabajadores eventuales del Gobierno que estaban por quedarse sin el beneficio y que por orden presidencial fueron incluidos en la lista de favorecidos, obviamente con plata del pueblo que paga impuestos y doble aguinaldo. No hay más de donde. El segundo ejemplo es la Empresa Pública Nacional Textil (Enatex), entidad que cayó en desgracia cuando el Estado Plurinacional decidió destruir los mercados de las empresas privadas. En manos de los estatistas la cosa empeoró y el resultado ha sido el atraso en el pago de los sueldos a los trabajadores, prendas sin vender y el clamor del Ministerio de Desarrollo Productivo para que la gente compre el stock que tienen acumulado. La última iniciativa ha sido el lanzamiento de tarjetas navideñas para recaudar fondos, más o menos como la colecta que hace la Iglesia Católica para ayudar a los hogares de huérfanos y desamparados que también deben pagar el doble aguinaldo.