lunes, 8 de diciembre de 2014

Los moralmente superiores

Dios los cría..
En los años 40 Argentina era una potencia mundial. Pero llegó el Peronismo y el país cayó en manos de una casta política compuesta por sindicalistas, militares ultranacionalistas, intelectuales con facha de izquierdistas que consiguieron reescribir la historia y muchos populistas capaces de sintonizar muy bien el discurso y adaptarse a los cambios ideológicos para seguir saqueando la nación. El mejor ejemplo de esa élite es la dinastía Kirchner que le abrió las puertas del gobierno a los grupos más inescrupulosos, tal como sucedió con Carlos Saúl Menem, otro peronista que se disfrazó de liberal.  Los peronistas creen que son los dueños de la moral y de la batuta argentina, pero con razón han sido descritos muchas veces, como el sector menos productivo del país, conduciendo a los que trabajan y pagan impuestos, pero que lamentablemente no tienen vocación política. En Bolivia hay quienes se creen superiores y predestinados para mandar, al igual que los peronistas y dicen que, los otros, los que producen y contribuyen, deben hacer solo eso, sin aspiraciones de liderazgo. Los nuestros dicen que van a convertir a Bolivia en una gran potencia, pero desafortunadamente no hay un solo ejemplo en el mundo que nos ayude a creer en eso. Solo tenemos a Argentina y los peronistas, que transformaron una potencia en un país del montón.