lunes, 10 de septiembre de 2012

La casa del jabonero

El asambleísta del MAS, Lucio Vedia fue el principal acusador de su
colega Rose Marie Sandoval cuando ésta fue sorprendida en estado de
ebriedad, conduciendo un vehículo de la Gobernación. Vedia movilizó a
todo el Gobierno y ejerció fuerte presión para que mantuvieran
detenida a la representante, llevada ante una audiencia cautelar luego
de 24 horas de arresto y a quien le aplicaron una fianza de 30 mil
bolivianos, sanción que fue calificada por el masista como una burla a
la justicia, pues lo correcto, según él, hubiera sido enviarla a
Palmasola por un lapso de al menos tres años. Pero como ya se ha dicho
en este espacio, los poderosos, de uno y otro bando, parecen estar
dedicados a la juerga y en menos de una semana ha sido Vedia el que
cayó en la Policía por conducir en estado inconveniente. El
asambleísta reconoció que había estado consumiendo algunas bebidas con
su familia, pero no por ello dejó de repartir culpas a otros. Dijo que
todo había sido una trampa de la derecha y acusó a la Policía de haber
conspirado junto con un medio de comunicación para hacerlo quedar mal.
Olvidó mencionar a los gringos, a la embajada y a la CIA como autores
del complot. No hay duda que el más sospechoso es un famoso escocés
llamado Johnny Walker, quien se alió con una rubia paceña y un cubano
de un famoso club de la “havana” para dejarlo mal parado al hombre.