jueves, 22 de agosto de 2013

Se viene el otro imperio

Durante los últimos años se ha estado hablando de la declinación del Imperio norteamericano y la infatigable carrera de China por ocupar el lugar de primera potencia del mundo. La prestigiosa consultora Wood Mackenzie no solo ha confirmado ese fenómeno político y económico sino que le ha puesto fecha en el calendario. Según la organización, en el año 2017, China pasará a ocupar el primer lugar en la importación de petróleo en el mundo y lógicamente tendrá que recurrir a los complicados proveedores del Medio Oriente, donde Estados Unidos se ha ganado mala fama de intervencionista. Por su parte, los estadounidenses reducirán su dependencia del crudo de aquella región, no solo porque se han vuelto líderes en el uso de energías alternativas, sino porque recurrirán a las reservas de gas de petróleo no convencionales recientemente halladas en América del Norte, lo que también tendrá fuertes repercusiones en Venezuela, uno de sus principales proveedores en la actualidad. Cuando el pronóstico de la Wood Mackenzie se cumpla China tendrá que tomar parte más activa en la región más conflictiva del mundo por culpa del petróleo, así como lo ha hecho en los últimos años en África, donde ya comienzan a sentir la mano dura del imperialismo chino. Hasta ahora los chinos tienen fama de buenito. Veremos qué pasa en el 2017.