viernes, 27 de septiembre de 2013

La prueba de "amor"

Uno de los primeros en reaccionar acerca del escándalo del Himno Cruceño fue el vicepresidente García Linera y apuntó directamente a la Gobernación de Santa Cruz. El segundo mandatario dijo que fue un error imperdonable de la Gobernación haber olvidado incluir la entonación del himno en el acto central de los festejos del 24 de Septiembre. Es curioso que diga esto cuando en realidad el maestro de ceremonia que supuestamente olvidó incluir el himno es un funcionario de la Alcaldía Municipal, quien ha sido el blanco de las acusaciones que se hicieron desde el edificio de la avenida Prefecto Rivas, donde exfuribundos opositores han comenzado a bajar el tono y en este caso pidieron perdón por un supuesto “error humano”. Hubo otras intervenciones e intentos por confundir y finalmente ha hablado Freddy Oviedo, un prestigioso comunicador y hombre de bien que ha afirmado que ni se equivocó, ni se olvidó ni se le chispoteó. Ha dicho textualmente que la eliminación del Himno Cruceño del acto central de homenaje a Santa Cruz fue una disposición de la Gobernación. En otras palabras y al mejor estilo de los amores de la adolescencia, fue la prueba de amor que le habían pedido los nuevos inquilinos del poder regional.