miércoles, 4 de noviembre de 2015

Coincidencias y negligencias

Los diferentes delegados de la ONU suelen felicitar al gobierno nacional por los éxitos en la lucha contra el narcotráfico, pero al mirar la “letra chica” la cosa parece ser diferente. El representante en Bolivia de la Organización de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDC), Antonio De Leo, se ha quejado de la aparente falta de voluntad para combatir el lavado de dinero en el país, uno de los mecanismos más efectivos para hacerle la guerra a los narcos. Desde 1997 no se ha producido ni una sola sentencia por el delito de legitimación de ganancias ilícitas, pese a que la fiscalía está inundada de casos. El director de la Unidad de Investigaciones Financieras, Alejandro Taboada, confirmó que están en plena investigación 950 sospechas y el Ministerio Público tiene en su poder 246 expedientes debidamente fundamentados que solo tiene agilizar para dar con los culpables. Se podría argumentar que todo es producto del descuido o de la falta de recursos, pero la cosa no parece ser tan sencilla después de escuchar a la senadora Carmen Eva Gonzales, quien acusa al fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, de haber extinguido 21 casos de narcotráfico en el año 2010, cuando ejercía como ministro de la Corte Suprema, lo que permitió liberar a 214 sentenciados, solo por el hecho de que los documentos no habían sido ejecutoriados.