jueves, 29 de octubre de 2015

Con mayonesa y ketchup, por favor

Los grandes medios de comunicación suelen remarcar las tendencias mundiales. Para ellos, noticia es algo que va a suceder dentro de unos años. Son como luces de advertencia a los que debemos poner mucha atención.
Hace unos años, el diario The Wall Street Journal publicó un extenso reportaje sobre la comida del futuro: los insectos. Lo recuerdo por la cara de asco que puse al imaginar mi plato lleno de tucuras, lombrices y chulupis. Hasta ahora no puedo pasar la papalisa y la coliflor, imaginen con esos bichos.
Poco tiempo después vi un documental en  Natgeo sobre famosos cocineros españoles que han comenzado a guisar saltamontes, chulupacas y otros insectos y no precisamente los aderezan con Baygon. Lo más sorprendente (así son las modas) es que en Europa servirse una platada de lagartijas combinadas con etores ha comenzado a verse chic y ya no es “cosa de chinos” y ciertos grupos extravagantes.
Tanto el diario más influyente de Nueva York y el canal que hace las mejores producciones pueden decir tranquilos ahora, como decía mi mamá: “Te lo dije”,  pues resulta que la señorona Organización Mundial de la Salud acaba de declarar oficialmente que la carne provoca cáncer. Lo hace por cuestiones de salud, por el medio ambiente y por supuesto, porque ya no alcanzan las vacas para darle de comer a tanta gente. Se vienen tiempos difíciles, habrá que ir preparándose para mirarle bonito a los cucos y sepeculones.