lunes, 28 de octubre de 2013

La joya del oriente

Las elecciones del 2014 no solo serán cruciales, sino que serán muy disputadas. Habrá varios candidatos en la arena y casi todos se disputarán el mismo espacio. El MAS, a la cabeza de Evo Morales, tiene su caudal asegurado, pero también existe un terreno por conquistar luego de haber perdido de manera definitiva la preferencia de la clase media de La Paz, donde un 80 por ciento de votación siempre lo pusieron fuera de riesgo. Pero eso ha cambiado y ahora es Juan del Granado el que tiene en cautiverio electoral a la sede de Gobierno, donde el empresario Samuel Doria Medina podría acechar, pero sin muchas aspiraciones. Otro que tiene prácticamente su bastión asegurado es Rubén Costas, que también tiene fuerte incidencia en el Beni y otras partes del oriente boliviano. Esta parte del país se ha convertido en el terreno más disputado del país. Todos lo están buscando de manera casi desesperada, con el riesgo de que el voto se pueda fraccionar al extremo. Todos quieren jugar en Santa Cruz y quieren conquistarlo. Eso puede explicar por qué algunos intenten polarizar las cosas y bajo esa óptica también se entienden ciertos insultos como “separatista” y “autócrata” que en otras circunstancias hubieran ameritado un juicio por desacato.