martes, 1 de octubre de 2013

Los nervios de Maduro

El presidente venezolano Nicolás Maduro no entiende de chistes, aunque él pretenda que tomen en serio cualquiera de las ocurrencias que lanza a diario, a falta de ideas para salir de un atolladero político y económico que lo tiene muy nervioso.  El mismo dijo un día que Hugo Chávez se le apareció en forma de un pajarito chiquitico y que le habló al oído, pero ahora se molesta y despotrica cuando sale a la luz pública una grabación con una voz muy parecida a la de Hugo Chávez, en la que éste denuncia que en realidad está vivo y que está secuestrado por órdenes de su hermano Adán Chávez. Maduro montó en cólera y ha denunciado que todo esto es una patraña de la oposición, a la que también acusa de inventar el desabastecimiento de productos de la canasta familiar; de generar la inflación del 33 por ciento (la más alta del mundo) y de crear un clima de inestabilidad en el país. Nadie puede asegurar que la grabación no la hizo algún opositor, pero lo más probable es que se trata de alguien con ganas de reírse de los tropezones de Maduro, que ni bien oyó la voz de Chávez desde el más allá, expulsó a tres diplomáticos estadounidenses a quienes acusó de reunirse con políticos de la derecha para conspirar contra su gobierno.