jueves, 9 de abril de 2015

Maten al Toborochi

Justo en la esquina donde se produjo el grave accidente que ocasionó la muerte de una estudiante de colegio el pasado miércoles existe un árbol. Se trata de un Toborochi o Mapajo, según cómo lo quiera llamar. Durante toda la semana han circulado decenas de versiones sobre aquella fatídica noche y también se han escuchado numerosas reflexiones sobre los supuestos culpables de aquel hecho. La Policía parece haber asumido parte de su responsabilidad y en los últimos días ha desplegado en el lugar por lo menos una decena de guardias para
controlar el tráfico. Habría que ver cuántas esquinas peligrosas hay en la ciudad y la verdad es que no alcanzarán todos los uniformados del país para hacer de niñeros de los “rápidos y furiosos”. El único consenso que parece haberse producido tras los sesudos análisis es que el principal culpable de lo sucedido es aquel Toborochi, ubicado en la rotonda, porque supuestamente dificulta la visibilidad de los conductores, hecho que parece evidente. La Policía ya sugirió que sea cortado para evitar más accidentes. En algunos lugares del Chaco le dicen “Palo Borracho” al Toborochi, por su abultada panza donde guarda agua, no cerveza ni Fernet. Nada raro que nuestro amigo del reino vegetal se convierta en el chivo expiatorio de otros amigos de la bebida que siempre resultan impunes.