miércoles, 29 de mayo de 2013

Goleada de Lanata

El Gobierno de la argentina Cristina Fernández viene disparando munición gruesa contra los medios de comunicación independientes, especialmente contra el grupo Clarín y no ha hecho más que fallar y fortalecerlos, aunque, obviamente, eso no ha sido obstáculo para que los suyos continúen con el saqueo de las arcas públicas. El hueso más duro de roer para el régimen “K” es el polémico presentador de televisión Jorge Lanata, a quien la presidente llama “gordito golpista” en represalia por las contundentes denuncias de corrupción que viene haciendo el comunicador en su programa “Periodismo para Todos”. El pasado fin de semana, el régimen preparó una artillería difícil de superar para Lanata. En el país donde el fútbol es una religión, la televisión pública argentina en manos del Gobierno decidió modificar el horario de transmisión de los principales partidos de la primera división, entre los que figuraba nada menos que el encuentro entre Boca Juniors y Newell's Old Boys de Rosario. El objetivo era quitarle espectadores a Lanata, pero lamentablemente para el Gobierno, perdió por goleada. Según las mediciones de rating realizadas el domingo por la noche, Lanata obtuvo un pico de 28 puntos, mientras que los espectáculos futboleros no sobrepasaron de un promedio de 16 puntos. Perdió el circo.