lunes, 27 de octubre de 2014

Estudiantes histéricos

Los padres de los chicos que sufrieron ataques de histeria en Paurito, luego de participar en juegos tenebrosos deben estar agradecidos que sus hijos estén sanos y salvos y no les importará que sus “angelitos” estén aplazados o con riesgo de perder el año. Los viejos profesores y los padres “a la antigua” jamás se dejaban convencer por las rabietas y los trucos que utilizaban los niños y los adolescentes para disimular sus faltas, sus aplazos e incumplimientos. Los jóvenes suelen ser muy drásticos y también creativos a la hora de evitar sanciones, por lo que hay que evitar confusiones. Ahora resulta que tras el episodio de Paurito han aparecido casos similares en Ascensión de Guarayos. No hay que olvidar que estamos llegando a fin de año y se acerca la hora de la verdad para muchos estudiantes. Los padres, los docentes y sobre todo, los medios de comunicación, deberían enfrentar con mucho cuidado estos hechos. No vaya a ser que contribuyamos al espectáculo que pueden estar tratando de ofrecer esos chicos. Vale la pena nomás buscar cómo recuperar algunas de las metodologías “antiguas”.