jueves, 23 de julio de 2015

La madre tierra y los indígenas

Ante la crema y nata de la industria petrolera nacional e internacional; ante los ejecutivos que tanto denigró en el pasado a nombre de la dignidad y la soberanía de los pueblos originarios, el presidente Morales puso en duda la moralidad de los indígenas bolivianos, que supuestamente han sido corrompidos por algunas organizaciones no gubernamentales. En ese mismo escenario, el mandatario les brindó la seguridad a los empresarios que las petroleras podrán ingresar a seis de las 22 áreas protegidas del país para iniciar la explotación de hidrocarburos. El Gobierno ha estado lanzando sus dardos en contra de los indígenas, a los que acusa de perjudicar el desarrollo del país cuando exigen que les consulten a la hora de intervenir en sus territorios y esta nueva afrenta que busca denigrar, es precisamente la confirmación de que no habrá consulta previa. Se confirma también que Bolivia profundizará su tradición extractivista y depredadora de los recursos naturales, por lo que se va al tacho la tarea que les encomendó el papa Francisco a los movimientos populares en la Fexpo: "Cuiden la madre tierra".