lunes, 11 de abril de 2011

La “muñeca” de Ollanta


El presidente Morales pensó que la “muñeca” de su amiga socialista Michelle Bachelet le serviría para recuperar el mar y coronarse como el “gran reconquistador” del Pacífico. Lo único que consiguió fue cierta alcahuetería de la mandataria, pero del mar…ni una gota. También creyó que la “muñeca” de su colega brasileño Lula Da Silva, a quien llamó en reiteradas ocasiones “el hermano mayor” (porque su papito es Fidel), sería suficiente para sacar adelante la nacionalización a machetazos que puso en marcha y que Petrobras seguiría poniendo plata a lo loco para solventar sus aventuras hidrocarburíferas. Esa es la forma en la que piensa cualquier boliviano de a pie, siempre buscando “la muñeca” en lugar de hacer las cosas derechitas. Ahora el jefazo está convencido que el triunfo de su cuate populista Ollanta Humala en Perú, terminará con todas las trabas que ha estado poniendo ese país para avanzar en el tema marítimo con Chile. Lamentablemente, el presidente tendrá la ocasión para darse cuenta de que aquello de la “muñeca” sólo sirve en Bolivia para sacar un carnet o evitar las filas, pero nunca en las relaciones internacionales.