miércoles, 13 de abril de 2011

Ya ni eso…

Una de las tantas explicaciones que justificaba los sucesivos triunfos
del MAS, nada menos que en cinco contiendas electorales en cinco años,
estaba relacionada con la tranquilidad que tal vez podría traer al
país el hecho de que el campeón de los bloqueos estuviera en el bando
correcto y que por lo tanto, las protestas, los dinamitazos, las
piedras y los “hasta las últimas consecuencias” cesarían un poco y el
ciudadano de a pie podría, al menos, tomar un micro sin miedo a que de
aquí dos cuadras algún sindicato, asociación, movimiento, junta o
fraternidad esté bloqueando y quemando llantas. Pero ocurre que ya ni
eso, pues los mismos compañeros de antiguas barricadas, le están
haciendo probar de su propia medicina al presidente Morales, quien
está soportando el mayor número protestas y malestar social de los
últimos 41 años. Así lo asegura un informe del Centro de Estudios de
la Relidad Económica y Social (CERES), entidad que ha registrado 240
conflictos el primer trimestre de 2011, unos 30 más que en el mismo
periodo del 2010. Para suavizarlo un poco (así nomás es él), el
vicepresidente ha bautizado a los conflictos como “tensiones
dialécticas creativas”. Pero sabe señor vice, mucho ya se están
pasando de creativos ustedes. La verdad es que del lado contrario
hacían menos daño al país.