sábado, 23 de abril de 2011

Ser narco en la era plurinacional

Ser narco en tiempos plurinacionales tiene sus ventajas. Cómo hubieran querido los Roberto Suárez, los “Meco” Domínguez y los “Oso” Chavarría de aquel entonces, gozar del privilegio de convertirse en los yatiris oficiales del régimen y tener la prerrogativa de coronar al líder espiritual de los pueblos de Bolivia. Cómo no desear tener parientes que entran al Palacio Quemado como si nada, a los que además se les otorgó la responsabilidad de redactar la Constitución. Por lo menos
alcaldes de algún pequeño municipio hubieran querido ser, con la ventaja de retomar su cargo después de haber sido hallados con las manos en la “merca”. O en el peor de los casos asesor del Senado, como ese Freddy Terceros Cortez, pillado con 3,4 kilos de cocaína y con una carta de recomendación del mandamás de entonces, Santos Ramírez. Se sabe que el narcoasesor apenas pasó seis meses preso  y fue liberado gracias al pago de una “michi” fianza. La Policía de Chile ahora lo busca. El tipo se convirtió en un pez gordo.