martes, 26 de abril de 2011

Viejos discursos


El Presidente ha vuelto a sus viejos discursos indigenistas. Las encuestas ratifican una y otra vez que ya nadie le cree, sobre todo en los centros urbanos y para remediarlo, nada mejor que volver a las comunidades alejadas para machacar con sus viejas historias trilladas y otras recién inventadas. El pasado domingo visitó la localidad potosina de San Pedro de Buena Vista, donde repitió su ya clásico cuento de los indígenas mancos y ciegos. En ese lugar estrenó una nueva teoría sobre los imperios, que viene a sumarse a aquella de que los aymaras lucharon contra los romanos. Esta vez le tocó el turno al imperio inglés, que según el jefazo, intentó eliminar de la faz de la tierra a sus hermanos quechuas, guaraníes y aymaras. También renegó de los nombres españoles de las comunidades y provincias del país y dijo que el sindicalismo también es un invento imperial para acabar con el sistema de organización ancestral de ayllus y marcas. Parece que va en serio la pelea del presidente con las organizaciones sindicales obreras, a las que hoy considera un instrumento de la derecha que pretende derrocarlo.