lunes, 25 de abril de 2011

Piezas de museo


Es curioso que el presidente Morales se ponga a hablar de hacerle un museo a su Gobierno, cuando le faltan cuatro años para terminar su segundo mandato, que no sería el último, de acuerdo a sus intenciones, aunque a juzgar por las encuestas, eso está más difícil que hacer gárgaras boca abajo. El hecho es que el jefazo ya lo anunció y para ello se destinarán nada menos que tres millones de dólares. El Presidente tiene que aceptar que visitar museos suele ser aburrido, así que lo mejor es pensar en cosas originales, novedosas y en lo posible con efectos especiales, para atraer a la juventud internauta. Por ejemplo, uno de los rincones debe estar destinado al famoso rodillazo a los cojones que le dio a un jugador rival, con videos, repetición y trucos de sonido. Serviría para ejemplificar el modelo político y judicial de su régimen. Más allá podría estar una sala audiovisual con su famoso discurso de los pollos, matizado con ejemplos y demostraciones científicas de lo que le ocurre a un hombre cuando come mucho pollo hormoneado. Alguno de sus colaboradores podría resumir esta lección. Finalmente, nadie debe descuidar el salón del “cambio”, que con el paso del tiempo terminará llamándose metamorfosis. Naturalmente ese sector tiene que resumir el paso de la nacionalización al gasolinazo.