viernes, 24 de junio de 2011

Grandes casualidades


El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, les reclamó airadamente a sus compañeros cocaleros del Chapare por sus excesos. “Cómo quieren que la ONU despenalice la coca con semejante crecimiento de los cultivos”, les dijo, luego de comprobarse que en el último año, el trópico cochabambino sumó casi dos mil hectáreas nuevas de cocales ilegales. Luego de la reprimenda, el funcionario hizo prometer a los dirigentes de las seis federaciones, encabezadas por Evo Morales, que a partir de ahora se portarían mejor, cosa que no pasó de un simple saludo a la bandera. Pero el Estado Plurinacional lo arregla todo, pues éste se debe por completo a los cocaleros. La Asamblea Legislativa acaba de aprobar una ley mediante la cual, Bolivia se retira de la Convención de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes, medida que excluirá al país de cualquier política mundial de lucha contra las drogas. La decisión, que nos gradúa de parias, se produjo justo cuando la ONU está por emitir un informe sobre el aumento de la producción de coca y cocaína en Bolivia y precisamente cuando el general Sanabria comienza a cantar sus coplas en Miami.