jueves, 23 de junio de 2011

Salud, su señoría


Un juez de la Corte Superior de Justicia de Santa Cruz apenas podía
mantenerse en pie el otro día, cuando fue llevado a la Policía,
después de ocasionar un accidente a bordo de su vagoneta. Los
uniformados comprobaron que tenía el máximo nivel de alcohol que puede
soportar el cuerpo, pero aun así le fue muy bien. En Tránsito ni
siquiera aplicaron el procedimiento para estos casos, un juez colega
del borrachín lo liberó de cualquier inconveniente jurídico y al
Consejo de la Judicatura ni siquiera se le pasó por la cabeza
aplicarle alguna sanción. Obviamente, no se trata de cualquier
juececillo, sino uno de los principales ejecutores de la “limpieza
plurinacional” que lleva adelante el Gobierno en los tribunales
cruceños y el autor de varias órdenes de arresto y traslados a La Paz
de algunos colegas suyos.  El presidente Morales dijo la semana pasada
que el trago es el origen de la inseguridad ciudadana y vaya que tiene
razón, pues hay que ver el peligro que ocasionó aquel juez la otra
madrugada. Lo que no aclaró es que todos deben privarse de beber menos
sus cuates, los que responden a su esquema. He ahí un simple botón que
nos anticipa lo que se viene con la nueva justicia que nacerá tras la
elección del 16 de octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada