lunes, 3 de agosto de 2015

Petardos por Cecil

Dos animalitos han acaparado la atención mundial y nacional durante la semana pasada. El primero es Cecil, un fotogénico león que se ganó el cariño de los turistas en uno de los parques más visitados de Zimbabue, país gobernado desde 1987 por el populista autócrata Robert Mugabe, que dicho sea de paso, estuvo no hace mucho en Bolivia entre la pléyade de ilustres invitados a la Cumbre G-77. Cecil murió a manos de un cazador norteamericano que está buscando la forma de desaparecer del planeta, porque todos los quieren hacer picadillo. Pero en realidad a ese hermoso león lo mató la corrupción, el desgobierno y las mafias de terratenientes y cazadores furtivos que son tolerados por el gobierno en la misma lógica que funciona en Bolivia entre el régimen y ciertos grupos que tienen hoy licencia para destruirlo todo. El segundo es Petardo, el perrito que se convirtió en el héroe de las protestas potosinas y que justamente representa el grave riesgo de que muy pronto alcancemos situaciones parecidas a las de Zimbabue.