viernes, 14 de junio de 2013

Insomnio por los disidentes

Los disidentes del MAS, también llamados “librepensantes” le quitan el sueño al oficialismo. Tanto así, que la bancada que se mantiene fiel a las órdenes del vicepresidente de ceñirse al denominado “centralismo democrático”, se reunió con García Linera y con algunos integrantes del grupo rebelde, para “hacerlos entrar en razón” y que desistan de seguir haciéndole críticas al Gobierno. La reunión iniciada el miércoles por la noche se prolongó hasta las cinco de la madrugada del jueves y no consiguieron convencer a Rebeca Delgado, a los parlamentarios, exdirigentes y exasambleístas que defienden la idea del pluralismo interno en el MAS y que han llegado al extremo de poner en tela de juicio la legitimidad del mandato del presidente Morales, por considerar que ha violado las bases del “proceso de cambio”. La reunión concluyó con pedidos vehementes de renuncia de los disidentes a quienes se amenaza con un proceso para expulsarlos de las filas masistas. Una de las más duras cuestionadoras de los librepensantes del MAS es la exsenadora y presidenta del MAS en Cochabamba, Leonilda Zurita, quien afirma que por “ética y moral” los parlamentarios críticos deberían abandonar sus curules.