jueves, 27 de junio de 2013

Primero los bolivianos

El frío que azota en el país ha comenzado a provocar escasez de gas licuado en varias ciudades del país, especialmente en Santa Cruz, donde la gente peregrina con sus garrafas a cuestas y los comerciantes aprovechan subiéndole el precio. La “lluvia” de GLP que ha prometido el Gobierno a partir de la puesta en marcha de la planta separadora de Río Grande todavía se hace esperar y se prevé la normalización del abastecimiento a partir de finales de julio. Pese a que el gas, en general, es un combustible escaso en Bolivia (mejor dicho, para los bolivianos), los argentinos no tienen nada de qué preocuparse ya que el presidente de YPFB, Carlos Villegas, ha prometido que les va a enviar tres millones de metros cúbicos adicionales para que en el país vecino puedan hacer funcionar sus sistemas de calefacción. El Gobierno ha dicho que con la planta de Río Grande alcanzará y sobrará gas para el mercado interno y para la exportación. De hecho ya se han hecho contactos con empresas de Paraguay para enviarles GLP. Estamos muy cerca de la fecha fijada, veremos si esta vez los extranjeros vuelven a ganarnos “la tuja” en esto de llegar primeros al “gas de los bolivianos”. Habría que cambiar de eslogan: “En el gas, primero los bolivianos”.