lunes, 10 de junio de 2013

Que boten a todos

El deporte y la música son las actividades más difíciles del mundo, porque tanto en el escenario como en el campo de juego no se puede mentir o disimular y hay que ser Maradona para hacer una “estrategia envolvente” como la que les clavó a los ingleses en 1986 con la ayuda de “la mano de Dios”. Cuando un deportista sale a la cancha se ve todo y no hay mediocre o patadura que se escape a las críticas, incluso de quienes no entienden nada del juego. Lo mismo pasa con los músicos. Los críticos –entendidos o no- destrozan cualquier nota desafinada y no hay propaganda, discurso o explicación que los pueda salvar. No se trata de justificar ninguna mala actuación, ni siquiera las de la Selección Boliviana, que hace mucho que no pega una, pero tiene razón Xavier Azkargorta, cuando dice que en cada partido se nota todo lo desorganizado que es el fútbol nacional, la falta de promoción al deporte y la carencia de políticas de incentivo a la juventud. Qué lindo sería botar a todos, como dice el vicepresidente y dar con los once jugadores que nos lleven al Mundial en cada eliminatoria. Pero antes de pensar en una medida tan drástica deberíamos identificar escenarios mucho más significativos para el país, aquellos que nos mantienen en el atraso desde nuestro nacimiento como república independiente. En realidad habría que pensar en botar, antes que en votar. Eso sería más saludable.