jueves, 6 de junio de 2013

Obama cabalga hacia el sur

Tal como lo anticipó en varias ocasiones el analista Andrés Oppenheimer, el Gobierno del estadounidense Barack Obama está retomando su mirada hacia América Latina, después de un prolongado periodo en el que dejó que las iniciativas las tomen personajes como Lula Da Silva, Hugo Chávez, Evo Morales, entre otros, quienes por un momento parecían decididos a revivir el impulso socialista de la mano de la agonizante revolución cubana. Al parecer, el tiempo de riendas sueltas parece haberse agotado para nuestro continente y eso lo explica muy bien la reciente visita que hizo el vicepresidente Joe Biden a Trinidad y Tobago, Brasil y Colombia, país con el que habló de la posibilidad de integrarlo a la OTAN, idea que no es factible, pero que al menos expresa muy claramente la voluntad de Estados Unidos de retomar y fortalecer las alianzas al sur del Río Bravo. Días después de este encuentro, Obama ha recibido en la Casa Blanca a Sebastián Piñera, a quien ha colmado de elogios y ha calificado a Chile como un país líder en el mundo. Ambos mandatarios han hablado de fortalecer el comercio y, por si fuera poco, los norteamericanos han ofrecido venderle gas a Chile, propuesta que parece un mensaje cifrado a Bolivia. La arremetida gringa en América Latina llega justo cuando el líder del “gallinero” bolivariano tiene graves problemas de abastecimiento, le falta papel higiénico y comienza a hablar de las cartillas de racionamiento.