lunes, 16 de marzo de 2015

Los privilegios "familiares"

Nemesia Achacollo no es la primera ministra sometida a interpelación en este "proceso de cambio". Tampoco es la primera que sale aclamada luego asistir al interrogatorio en el Congreso.  No vamos a decir que su caso es el más grave ni el más escandaloso.  Por la Asamblea han pasado ministros acusados de cosas peores, "camionadas" de denuncias que resultaron impunes. Ni siquiera diremos que doña Nemesia es la ministra de mayor jerarquía en llegar al "banquillo", donde se han sentado ministros de Defensa,  de Gobierno y también célebres titulares del Ministerio de la Presidencia.  Pero hay algo que Nemesia Achacollo, a quien el presidente llama "suegra", debe valorar.  Nadie había gozado de tanta protección,  pues antes de la interpelación el vicepresidente García Linera dejó bien claro: nadie, salvo ciertos parlamentarios oficialistas, tenían permiso de dirigirle la palabra a la señora.