martes, 24 de marzo de 2015

Miedo al terrorismo

Los líderes de la Federación Nigeriana de Fútbol han calificado como un acto de cobardía la decisión de sus colegas dirigentes de Bolivia, que de manera unilateral suspendieron un partido amistoso entre las selecciones nacionales de ambos países previsto para este 25 de marzo en la capital de la nación africana, Abuya. Los bolivianos no quisieron viajar por temor a las actividades terroristas del grupo islamista Boko Haram, que ha estado activo durante los últimos años en el norte del país, con un saldo numeroso de víctimas y atentados. Los nigerianos tienen razón en su queja, puesto que Bolivia ha estado dando señales algo ambiguas en relación al terrorismo y sus actores. Todos saben de las relaciones estrechas que se han montado con el régimen iraní, que en una ocasión envió de visita al país a un ministro vinculado con un atentado en Argentina. Estuvimos muy cercanos al exdictador libio Muhamar Kadafi; hemos tratado con guante de seda a ciertos grupos palestinos de mala fama en el mundo y también nos hemos comportado con complacencia frente al régimen sirio, causante de miles de muertes en los últimos años. Los nigerianos seguramente decidieron hacer la invitación porque creen que los bolivianos no le temen al terrorismo. Si no es así deberíamos ser más coherentes.