lunes, 2 de marzo de 2015

Por una medallita

La empresa eléctrica española Iberdrola ha anunciado que recurrirá  a un arbitraje internacional para que Bolivia le pague por la expropiación de cuatro filiales que la compañía controlaba en nuestro país. El gobierno nacional aprobó a finales de 2012 un presupuesto de 65 millones de dólares de compensación, pero ésta exige más de 75 millones. El procurador del Estado, Héctor Arce, ha anunciado la suspensión de las conversaciones con la empresa argumentando que “no se negocia  bajo presión”. En medio de este conflicto llegó al país el ex presidente del gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, quien fue objeto de pomposos homenajes de las autoridades bolivianas. De manera sorpresiva, el presidente Evo Morales le entregó al líder ibérico la máxima condecoración del país, El Cóndor de los Andes, durante una ceremonia en la que hizo alusión al caso Iberdrola y afirmó que Bolivia no quiere problemas con España. Cada vez que Argentina quiere algo de Bolivia, alguna universidad del vecino país le entrega un título honoris causa a uno de nuestro mandatarios, quienes siempre han respondido favorablemente a favor de los extranjeros aun a costa de algunos intereses bolivianos. A lo mejor Rodríguez Zapatero se inclina por Bolivia a cambio de la medallita.