jueves, 13 de noviembre de 2014

Burocracia policial

En poco tiempo llamar por teléfono a la Policía para que atienda un caso urgente será como marcar a cualquier oficina en la que responde una grabación que le va recitando uno a uno los departamentos y los números de internos. “Si usted ha sido asaltado, marque el 1, para robos comunes marque el 2, para golpizas el 3, para violencia familiar marque el cuatro o aguarde a la operadora para otro tipo de emergencia”. Parece broma pero es la verdad y así lo demuestra el anuncio de creación de una nueva brigada que estará dedicada exclusivamente a atender casos de agresiones a las mujeres. La flamante unidad tendrá el número 800-10-15-45 y no tarda en ser bautizada con algún creativo y rimbombante nombre como PAC, UTOP, UTARC, FELCC, GACIP y tantos otros batallones que supuestamente han sido creados para fines específicos y que al final terminan haciendo lo mismo: proteger al Estado y no a los ciudadanos. Cualquiera que visite una repartición policial en estos días comprobará que tienen camionetas, jeeps, motocicletas y vagonetas de sobra. ¿Acaso no pueden fortalecer la unidad de 110 para que atienda con rapidez y eficiencia todos los casos como ocurre en todo el mundo? No hay que confundir desconcentración con fragmentación.