jueves, 6 de noviembre de 2014

Exceso de ingenuidad

Los empresarios bolivianos y en especial los de Santa Cruz, están desesperados por el pago del doble aguinaldo que los obligará a cumplir con cuatro salarios en algo más de un mes, mientras que el Gobierno está empecinado en no otorgar ningún tipo de ampliación del plazo, como lo hizo el año pasado. La diferencia es que hace un año las elecciones estaban todavía muy lejos y en esta ocasión queda muy poco para la votación de marzo y el oficialismo quiere hacer buena letra con los electores, sin importar que muchas empresas e instituciones se vayan a la quiebra. Los empresarios, que le han dado todo su apoyo al “proceso de cambio” debieron aprender de los “chuteros”, los ropavejeros y otros sectores informales e ilegales, que hicieron lío antes de las elecciones, organizaron bloqueos en plena campaña electoral y todo indica que llegaron a un buen arreglo, pues las manifestaciones cesaron, de la misma manera que gobierno ha paralizado todo intento por aplicarles la ley. Los empresarios pecaron de ingenuidad pues primero comprometieron el voto y ahora están llorando lo que no podrán conseguir. Para la próxima tendrán que aprender algo más de la lógica boliviana.