lunes, 24 de noviembre de 2014

Extrañas reacciones

Ya no resulta raro que el Gobierno boliviano hable de energía nuclear. Se están haciendo acuerdos con diferentes países; han mandado gente a capacitarse a la Argentina, se ha anunciado la puesta en marcha del proyecto del primer reactor para el 2015 ypor supuesto, se notifica de la inversión del estrafalario monto de dos mil millones de dólares para toda esta aventura. Lo llamativo es que tanto jaleo no haya provocado las reacciones de Estados Unidos, un país que hace mucho problema cada vez que un país decide iniciar proyectos de este tipo, como sucedió con Irán al que presionó de todas formas hasta conseguir prácticamente que renuncie a sus “sueños atómicos”. Es más, cuando el gobierno de Evo Morales se acercó al régimen de Teherán despertó muchas susceptibilidades en Washington, pero no así con las intenciones de iniciar sus propios proyectos nucleares. Hace poco, un diplomático norteamericano fue consultado sobre esta extraña reacción de su país y le preguntaron si no había preocupación porlos anuncios bolivianos. “Tenemos mucha experiencia y sabemos bien cuando alguien está fanfarroneando. Lo que no podemos evitar es que gasten su dinero en vano”, dijo.