viernes, 21 de noviembre de 2014

La hora de los trogloditas

Con toda la razón, el presidente Morales les ha jalado las orejas a sus ministros, porque según él, han fallado en la implementación de numerosas leyes creadas  a favor de las mujeres y que ya deberían haber surtido efecto en la disminución de los casos de violencia, abuso, trata de personas, asesinatos y otros delitos que han crecido en los últimos años. Así lo ha confirmado la ministra de propaganda, Amanda Dávila, quien ha expresado el compromiso del gobierno de poner en marcha los mecanismos establecidos por ley para que las normas no se queden simplemente en papel mojado. Posiblemente esta reacción presidencial ponga freno a toda una avalancha de propuestas que estaban lanzando agentes gubernamentales, algunas bastante repetidas, como la idea de la castración química o la pena de muerte para los violadores y otras que son nuevas como la cadena perpetua y otra recientemente lanzada por el inefable presidente de la Cámara de Diputados, Marcelo Elío, quien dice estar a favor de aplicar los trabajos forzados para los culpables de delitos graves. Ojalá que se frene también el intento de linchamiento que se pretende cometer contra los médicos del Hospital del Niño de La Paz a los que a toda costa buscan culpar por la muerte del niño Alexander.