sábado, 29 de noviembre de 2014

El mundo se reacomoda

El precio del petróleo sigue bajando y acaba de tocar los 70 dólares, el valor más bajo de los últimos cuatro años. En el 2010, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) le puso fin a la caída del crudo que había llegado a los 75 dólares con un recorte de la producción, medida que no ha sido aceptada en esta ocasión pese a la caída de la demanda, el exceso de suministros y los clamores de países como Venezuela, que fracasaron en su intento por revertir esta situación que amenaza con conducirlo a la quiebra. Precisamente, el tema petrolero no es esencialmente económico, sino político y un analista internacional lo resumió muy bien cuando dijo que el petróleo sirve de vez en cuando para hacer un reacomodo de las cosas en el mundo, tal como sucedió a finales de los años '80, cuando la caída del petróleo se llevó consigo al imperio soviético. En este momento, el derrumbe del barril es una amenaza contra los ímpetus expansionistas de Vladimir Putin, contra las pulsiones belicistas de Irán, contra el florecimiento del terrorismo islamista y de paso, ocasiona un gran riesgo para el populismo sudamericano bajo la hegemonía venezolana. Pero hay yapa: los saudíes le están vendiendo más caro el petróleo a los asiáticos. A buen entendedor…