lunes, 24 de noviembre de 2014

Crisis de liderazgo en el MAS

Siempre que se habla de “crisis de liderazgo” se pone como ejemplo al MAS, que según algunos ha creado el líder con mayor fuerza de la historia de Bolivia. Los que dicen eso olvidan a grandes caudillos como Víctor Paz, René Barrientos, Gualberto Villarroel, Hugo Banzer, Juan Lechín, Jaime Paz, por citar sólo algunos de los que descollaron en los últimos cien años. Lamentablemente no son muchos y paradójicamente ellos mismos fueron responsables de que no florezca nada bajo su sombra, es decir, que no surjan nuevos dirigentes que ayuden a la renovación y la construcción de un modelo político más democrático, alejado del caciquismo que concentra poder, centraliza las decisiones y mantiene atado el país a los designios de un solo individuo. El “proceso de cambio” va por ese camino y pese al gran caudal político que ha logrado acumular, no ha conseguido apuntalar nuevos líderes locales, regionales y sectoriales. Prueba de ello es el grave conflicto en el que se encuentra el MAS a la hora de elegir los candidatos para las elecciones municipales y departamentales del 29 de marzo. Muy pocos de los masistas que ocupan hoy los cargos en las alcaldías y gobernaciones gozan de respaldo popular para conseguir la reelección y corren el riesgo de perder frente a postulantes de la oposición. Es tan grave la crisis de liderazgo dentro del MAS, que la última orden presidencial ha sido “pongan a cualquiera, con tal que ganemos”.