viernes, 13 de febrero de 2015

De Cambódromos y otros "dromos"

Ya que Santa Cruz tiene su Cambódromo, el presidente Morales acaba de anunciar un “Diablódromo” para Oruro, para que los carnavaleros luzcan mejor sus trajes y sus bailes. Ojalá pongan muchos baños y basureros, así nadie expone a esa valerosa ciudad a odiosas críticas. Y justamente por eso, habrá que pensar en construir más “Dromos” y eliminar otros. Por ejemplo un "Marchódromo". Ya lo propuso alguna vez un diario paceño sensibilizado con el calvario de la gente que padece las infaltables marchas y bloqueos.  La idea no prosperó y todo se limitó a la elaboración de una agenda con horarios y recorrido. Pero hay otros que sí progresan, como los “Borrachódromos”, innumerables avenidas donde hay más rocolas, cantinas, karaokes y choperías por metro cuadrado que cualquier otra cosa. Pese a todas las promesas de cambio, nuestros mercados siguen siendo “Basuródromos” y también “Germenódromos”, aunque por el auge de la venta de objetos usados y de dudosa procedencia se podrían denominar “Chatarródromos”. Salga un ratito de su casa y se topará con los conductores más agresivos e irrespetuosos, por lo que bien podríamos denominar a nuestras calles como “Chambódromos”, aunque no faltará la presencia de los amigos de verde olivo que las convierten en “Coimódromos”. La lista puede seguir, aproveche el carnaval.