lunes, 2 de febrero de 2015

La seducción del socialismo

En América Latina todavía no entendemos que el socialismo puede llevarnos a la ruina y por si Cuba o Venezuela no sirvieran de ejemplo, podríamos consolarnos con lo que sucede en Europa, donde los socialistas de España y de Grecia pretenden solucionar graves problemas originados precisamente en el modelo de “Estado de Bienestar”, una suerte de socialismo light, pero no menos corrosivo. Por lo general, las modas llegan desde el norte, pero por primera vez los “sudacas” podemos brotar pecho por la exportación de nuestro populismo, que paradójicamente está haciendo aguas en este lado del charco. Una de las características de los socialistas es su manía de echarles la culpa de sus males a otros. Los cubanos dicen que están en la ruina por el embargo norteamericano. ¿Qué pueden decir los venezolanos, si Estados Unidos no ha dejado de comprarles los tres millones de barriles de petróleo cada día, sin falta y sin retraso en los pagos? Lo interesante de todo es que los populistas europeos, herederos de los pueblos conquistadores, también andan buscando algún culpable externo de sus penurias. Lamentablemente hay muy pocos que aprenden la lección. Tal vez Cuba lo haga, después de más de medio siglo de aprendizaje.