lunes, 2 de febrero de 2015

Sueldos, eficiencia y política

El Gobierno aprobó el pago de salarios de hasta 70 mil bolivianos mensuales a los ejecutivos que manejarán la nueva Gestoría Pública que reemplazará a las AFP en la administración de los aportes de jubilación de los trabajadores. Esta es una excelente noticia, pese a las críticas que hacen algunos sectores que siguen insistiendo que en Bolivia se premie la mediocridad y que se imponga la igualdad hacia abajo. Sin embargo, la decisión se presta a algunas inferencias. El argumento de las autoridades para aprobar el decreto es que se está buscando a los mejores profesionales, aquellos que no tengan compromisos políticos. Parece razonable pensar así, pero a lo mejor debería aplicarse el mismo concepto para todas las oficinas públicas, para todos los servidores, incluyendo maestros y policías. Se paga bien y se exige eficiencia, honestidad y buenos resultados. Por qué no contratar con el mismo criterio a los responsables de todas las instituciones, para que los ciudadanos de a pie no sigamos pensando que quien se acerca a las oficinas del Estado es para robar ya que en teoría, a estos “nobles apóstoles de la política” no les interesa el sueldo y sólo buscan servir al pueblo. El nuevo decreto sobre la Gestora tumba todas estas absurdas cantaletas.