domingo, 17 de julio de 2011

Ya huele a ‘Gasolinazo II’


Desde que el Gobierno autorizó el ingreso al país de casi 130 mil autos chutos, ha vuelto a circular en Bolivia el fantasma del gasolinazo. Las arcas estatales han tenido que aumentar en casi 500 millones de dólares las previsiones para el subsidio de los carburantes, que podría alcanzar los 1.500 millones de dólares anuales, cifra que se come gran parte de los ingresos por las exportaciones de gas. El ministro de Finanzas, Luis Arce Catacora, ha admitido en algunos foros que tarde o temprano se tendrá que recurrir a la nivelación de los precios de los combustibles, medida que se tomó a fines del año pasado y que tuvo que retirarse con carácter de urgencia ante una inminente eclosión social. A los anuncios del ministro acaba de sumarse el reciente discurso del presidente Morales, que es calcado de los justificativos que se hicieron públicos cuando se lanzó el “Gasolinazo I”. “El país sufre un desangramiento económico por la subvención de los carburantes”, ha dicho el primer mandatario, quien afirmó que está abierto a un debate para liberar los precios. Las petroleras han sido las primeras en reaccionar en apoyo de la medida. ¿Qué dirá el pueblo? Historia repetida, un “Déjà vu”, dirían los más intelectuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada