lunes, 25 de agosto de 2014

Empresarios enanos

El presidente Morales ha dicho que los empresarios bolivianos son unos “enanos” y en otras palabras les ha pedido que crezcan y que sean como los extranjeros que son los que ganan las licitaciones de los grandes proyectos de desarrollo. A lo mejor pretende que se hagan como Samuel Doria Medina por ejemplo, quien tiene algunas quejas del gobierno, entre ellas la expropiación de la parte que tenía en la fábrica de cemento Fancesa y la falta de provisión de gas a otros proyectos cementeros que están paralizados por falta de energía, debido a que el régimen nacionalista prefiere vendérsela a los empresarios de Argentina y Brasil. Hay empresarios bolivianos que están perseguidos por cuestiones políticas, muchos otros que deben encarar prohibiciones para exportar, controles de precios, cupos y avasallamientos de sus tierras y de sus minas y por supuesto, están los que se están volviendo gigantes gracias a las prebendas que les otorga el Estado, contratos sin licitación y muchas otras ventajas obtenidas por parentesco y otros privilegios. Por último, exigir empresarios grandes parece ser un punto de vista capitalista y hasta ahora todos sabíamos que este régimen es enemigo de esa visión. Por eso es que nadie quiere asomar la cabeza por temor a que se la corten.