lunes, 18 de agosto de 2014

Sepultando el debate

Luego de un ingrato incidente durante un debate que tuvo lugar en la Universidad Gabriel René Moreno, los candidatos del MAS en Santa Cruz han decidido no asistir a otras invitaciones posteriores. Todo se originó en el insulto del aspirante a primer senador y exministro de Gobierno, Carlos Romero, hacia un estudiante que lo cuestionaba. El postulante perdió los estribos y llamó de manera vulgar al joven, tras lo cual se produjeron intentos de pelea entre los seguidores del oficialismo y quienes apoyaban a los opositores. Romero asistió a ese debate muy complacido luego de que días antes había gozado de amplias preferencias en otra cita similar, donde ni siquiera cumplió el requisito de llegar a tiempo para la confrontación de ideas. Ser tratado como uno más de los candidatos ha enfurecido al exministro, quien ahora reacciona como el chico mimado dueño de la pelota, que ante el menor problema en la cancha, toma lo que es suyo y se marcha. Este episodio da una idea de por qué el debate es una mala palabra en el oficialismo, sobre todo cuando se lo escucha al mismo Romero hablando de “sepultar” a sus adversarios, un comentario que lamentablemente tiene trae muy malos recuerdos al país.