lunes, 8 de agosto de 2011

Artículo veinte

Alguien pudo haber muerto el pasado miércoles en la avenida Grigotá, durante la pelea campal que se produjo entre gendarmes municipales y los policías de la UTOP que tienen su cuartel general en inmediaciones del mercado La Ramada. Hay versiones que aseguran que la pelea comenzó cuando un gendarme sorprendió a un guardia de tránsito extorsionando a un conductor. Otros aseguran que el problema comenzó porque a uno de los uniformados verde olivo le movieron el cono que usa para ¿ordenar el tráfico? Lo cierto es que los agentes de la UTOP, preparados para actuar en motines y problemas  graves, atacaron a mansalva a los gendarmes, ingresaron hasta la Intendencia y llegaron incluso a allanar el hospital de la Caja Petrolera para arrestar a los heridos. Obviamente, tras este abuso, ya estaba preparado un juez “de la causa” para meter a dos de los gendarmes a Palmasola. La Policía tiene que decidirse. O sirve o no sirve a Santa Cruz. Ellos actúan cuando les conviene o cuando se producen “encargos” del Gobierno. Cuando no es de su “incumbencia”, dejan las cosas a la de Dios o en manos de la Gendarmería Municipal. Obviamente, defender el “artículo veinte” parece ser de vida o muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada