domingo, 8 de julio de 2012

Casualidad o no

El vicepresidente Álvaro García Linera habló de pandilleros el pasado viernes durante un acto celebrado en Cochabamba. Pero no se refirió a los “Bola Ocho” ni a los “Lating Kings”, sino a un grupo de políticos y exmandatarios bolivianos, entre los que incluyó al expresidente Jaime Paz Zamora. Dijo que el líder tarijeño forma parte de la “pandilla de ladrones” de exgobernantes que entregó las empresas del Estado a extranjeros. “Una pandilla que tiene nombre y apellido (como Gonzalo) Sánchez de Lozada, (Samuel) Doria Medina, Jaime Paz Zamora, Víctor Paz Estenssoro y Manfred Reyes Villa”, dijo García Linera en la inauguración del XI Congreso Ordinario de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico Cochabambino, en otras palabras, el feudo del presidente Morales. Y hablando de Roma, a esa hora, el “jefazo” se encontraba en Tarija, celebrando el aniversario de la provincia Avilés. El presidente estuvo en el palco junto a algunas autoridades locales y adivinen quién más. Nada menos que el acusado de “pandillero”, Jaime Paz Zamora, con quien se ha contactado en dos ocasiones en menos de tres meses. Es posible que este nuevo encuentro sea una mera casualidad, al igual que los tremendos dardos lanzados por el vicepresidente. O puede también que ninguna de las dos cosas sean casuales.