domingo, 22 de julio de 2012

Juegos políticos

En Brasil han calificado como “juegos políticos” del Gobierno de Evo
Morales, las provocaciones que han estado lanzando las autoridades
bolivianas hacia el vecino país a raíz del asilo otorgado al senador
opositor Róger Pinto, una herida que ha calado muy hondo en el Estado
Plurinacional. El periodista más prestigioso de la televisión
brasileña, Carlos Monforte, de la Red Globo, dijo que el asunto del
parlamentario boliviano tiene que ver con “normas internacionales que
el Gobierno boliviano se niega a cumplir” y que mientras más se demore
este este impasse, las relaciones podrían empeorar entre ambos países.
Autoridades brasileñas consultadas por el diario Folha de Sao Paulo
han reaccionado con malestar por las acusaciones de “ingerencia”
lanzadas por funcionarios de La Paz contra el embajador brasileño,
quien fue amenazado de ser convocado a la Cancillería para aclarar
sobre el pedido de salvoconducto para Róger Pinto que hizo hace unos
días. La presidenta del senado boliviano, Gabriela Montaño dejó
entender que Brasil protege a la delincuencia, declaración que no hizo
más que propagar el incendio. Un comentarista de Brasil dijo que ni
siquiera las relaciones con Irán han despertado tantos ajetreos en
Itamaraty, como el caso del senador Pinto.