martes, 31 de julio de 2012

Comenzó la resistencia

Durante más de un año, el Gobierno les ha dado sobradas muestras a los indígenas de las tierras bajas, sobre lo que es capaz de hacer para conseguir que la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos atraviese por el TIPNIS. Dos marchas, varias muertes y el sacrificio de miles de personas que nunca alzaron la mano para agredir o maldecir a sus verdugos, no han sido suficientes para persuadir a las autoridades sobre la búsqueda del diálogo. Cuando los marchistas invitaron al canciller David Choquehuanca a caminar junto a ellos, el Ministerio de Gobierno se inventó un intento de secuestro y con eso justificó la salvaje represión de Chaparina del 25 de septiembre de 2011. Nadie quiere imaginar lo que les espera a los indígenas si es que persisten en defenderse con lo último que les queda, es decir recurrir a algunas medidas de fuerza como la toma de la CIDOB o la resistencia en las comunidades del TIPNIS, donde niegan el ingreso a las brigadas de agentes que quieren ejecutar la “Post-consulta” ilegal y arbitraria que se inventó el oficialismo para obsequiarle una carretera a los productores cocaleros. Ayer la comunidad San Miguelito le dijo “no” a la consulta y en el río Sécure, los indígenas colocaron alambre de púa para impedir el paso de los “Pizarro” y “Almagro” del Siglo XXI. Veremos cómo replican las fuerzas gubernamentales.